escribir-sin-pensar

Ayer estaba en el portal de un curso que estoy realizando on-line, en el cual pasaron un pequeño segmento de una película cuyo nombre no puedo recordar el cual me hizo reaccionar ante la vida, decía simplemente “solo escribe y luego piensa, haz tu primer borrador, solo comienza y luego lo corregirás”. Tengo tiempo queriendo iniciar un blog pero siempre me sentía opacada por el hecho de que “no sé escribir”, jamás he escrito algo mas que un ensayo para la escuela o ahora universidad pero desde pequeña siempre quise llevar un “diario” donde expresar mis ideas… El problema es que pensaba que mi vida no era interesante o no tenia nada relevante para escribir, o que mi mente estaba “vacía” y no tenía el suficiente conocimiento para escribir sobre un tópico… Hoy tome conciencia sobre ese pequeño segmento de video y aquí estoy, escribiendo sin pensar… No sé en qué tema terminará este párrafo o hasta libro quizás, pero tomé conciencia de que el cerebro humano tiene tantas historias, experiencias, lecciones y aprendizajes que hay una biblioteca entera ahí; y cómo expresar eso sino escribiéndolo, que quede ilustrado el contenido de estas millones de neuronas en mi cabeza.

Siempre quise iniciar un blog, no ser una bloguera de viajes sino una página en la cual pueda compartir experiencias y consejos a las personas que se dignen a leerlo. A lo largo de mi vida como hija de un apóstol influyente en mi país he visto tanta gente cometiendo errores desenfrenadamente, a veces pienso si ellos si quiera piensan, pero son personas que en realidad no han tenido una guía de verdad, una paternidad o un sueño o meta a la cual aspirar, o simplemente son personas que sí tienen personas capacitadas para ayudarles y con ese anhelo pero de igual manera no quieren seguir a nadie, por más que tengan la propia sabiduría en frente de sus narices. De lo que sí estoy segura es que nadie aprende del consejo de los demás, por mas que se quiera ir por el camino correcto, las personas terminan aprendiendo llevándose sus propios “chascos”. Yo he estado ahí, mi padre es la persona más sabia, astuta e inteligente que he conocido en mis cortos 19 años de vida; siempre ha intentado guiarme hacia la grandeza en su método de crianza basado en “la gracia del Espíritu Santo” y las aspiraciones que no solo son mías sino que me ha inculcado; muchas veces aún sabiendo de toda esta experiencia de miles de personas que han pasado frente a mis ojos tendría que ser yo la que llevara el impacto de cometer un error para aprender de el. Aunque creo que al fin de todo, esto me ha llevado a estar en el camino correcto, a crecer; tengo grandes aspiraciones y sé a dónde quiero llegar.

Este mismo sentido de “posición en el espacio” es el que quiero inculcar en mis amigos y personas cercanas, que sepan que nacieron para algo, que se pongan una meta y trabajen duro por alcanzarla, no simplemente “existir” sino lograr grandes cosas que puedan resonar en los oídos de las generaciones venideras, que al escuchar su nombre digan ¡wow! Este fue el ganador de un premio nobel, o el constructor de este edificio o la persona que implantó este modelo económico, político y social; el mundo es nuestro y hemos dejado que sea hurtado por las personas que han trabajado por sus sueños de toda índole, de los cuales el terrorismo ha desgarrado esta acción, tal vez sean sanguinarios e inhumanos para el concepto de la mayoría de personas pero pensemos esto imparcial y analíticamente; el sueño del “profeta de Alá” tal vez sería algo loco e inaceptable por nuestra cultura, pero al fin un sueño fue, y éste pudo llegar a estos miles de soldados y convencerlos por esa pasión y certeza en sus creencias, quienes día y noche entrenan y se preparan por cumplirlos; henos aquí en un mundo casi conquistado por ellos.

De todo lo malo hay algo bueno y de todo lo bueno hay algo malo, según el símbolo de ying yang que tanto ha llamado la atención ante mis ojos; henos aquí una lección valiosa de algo tan paupérrimo como lo es el terrorismo; si ellos han podido llegar a tener la posición temeraria que tienen hoy, ¿por qué no podemos nosotros llegar a tener ese nivel de influencia en el mundo y hasta mayor?, ¿Qué nos detiene? ¿Será que el conformismo se ha apoderado de nosotros? ¿O es que nos han enseñado a andar a tan bajo perfil que simplemente nos da miedo o nos es imposible llegar lejos?. Cuando alguien me pregunta sobre mi propósito o cuáles son las aspiraciones que tengo en la vida solamente ríen y mencionan esa sagrada frase infravalorada en el mundo cristiano “jajaja ¡oh, guao! Amén, así será; aquí tenemos una economista del reino” pero en sus ojos veo la incredulidad, que es un sueño de niña imposible en el mundo real. Pero, ¿Qué hay de malo en soñar en grande? ¿acaso es un “pecado”? Porque hasta algunos han dado alusiones a que no me aparte de la iglesia por irme a un área “mundana” como es la política y la diplomacia, que eso no sirve, cuando ellos son los que gobiernan sobre estas personas, no al revés como es el deber ser.

Creo que el mundo necesita un cambio, no solamente hablo de aspiraciones utópicas sino que lo veo realmente posible, si una sola persona se enfoca en leyes de aduanas (por dar una ilustración), entrega su tiempo y dedicación a ello, incansablemente día y noche a estudiar hasta las esquinas de las bibliotecas, de igual manera otra persona al cultivo de granos, otro a la economía, otro a la moda y así sucesivamente, con pocas personas verdaderamente dedicadas a su área que se unan en un acuerdo y la ambición de influir, creo que podríamos cambiar a nuestra ciudad, nuestra nación y así al mundo. No sé si he podido expresar mi gran inquietud en este artículo, pero ya me extenúa ver a las personas con “sentido de dependencia” esperando que alguien les mantenga, que sueñan por vivir en otro país pero no quieren prepararse para ir a influir sino que con sus básicos conocimientos lo que pueden aspirar es que alguna entidad les entregue alimento y ahí se acabo su vida, pero según ellos están “cumpliendo el propósito” cuando de mi punto de vista van a ser una “carga útil”, creo que las personas que dicen que hay que ir a las naciones no han notado que su propio condado se desmorona y pide ayuda a gritos. Estamos entendiendo mal el mensaje y la labor que debemos hacer; primero pinta tu casa antes de regalar toda tu pintura a tu vecino; creo que es algo que he dicho siempre a mis pocos escuchas (aunque de igual manera, están llevándose su “chascos” en este instante).

Retomando la idea de mi primer párrafo, recuerdo que sólo me senté frente a mi computador a dejar mis dedos sobre el teclado y que hablen mi cerebro y mi corazón, ha sido una buena manera de desahogar mis inquietudes y si alguien llegase a leer este articulo si en algún momento decido publicarlo, entienda que primeramente “comencé a escribir sin pensar” y mi objeto no es el de ofender o defender a alguno sino abrir mi mente y expresarla en algún lado, jamás me he abierto a alguien y hasta yo misma quería examinar qué podría salir de mi mente. A esta hora, 11:21 am marco mi primer borrador del cual espero aprender sobre mí misma y haber desarrollado la primicia de la tesis de mi vida, una semilla de la cual crezca un árbol frondoso de metáforas, sermones, artículos y teorías que espero que marquen un cambio al menos en la cuadra en donde vivo.

Anuncios